No es un puerto más, para mi es ... EL PUERTO

14.09.2013 - JUANJO PEÑARANDA | MURCIA

En Riosa, bajo la típica estampa de pueblo de montaña del norte, se encuentra el cartel de bienvenida al Angliru, y junto a él, el km 0. Puede dar la sensación de puerto amable, pero nada más lejos de la realidad. Me hago la foto de rigor y comienzo la ascensión con un espléndido sol y 21º en el termómetro.

 La carretera es ancha pero las primeras rampas son ya de entidad, entre un 6-9%,  no se ven llanos para descansar, por lo que pienso que será mejor tomárselo con calma ya que lo más duro aún esta por llegar. 

Durante los cuatro primeros kms me da tiempo a hablar con algún que otro compañero de fatigas, los paisajes, el origen de cada cual y de lo que nos queda por descubrir en este gran puerto. 

En el km 5 tenemos situado el campamento base, por allí está mi mujer, que captura mis primeras imágenes, así que intento no aparentar demasiado cansancio, le mando un saludo y continuo para después de un leve descanso de un km iniciar la parte dura, ahora sí que se ve la peor cara de este coloso.

Reportaje fotográfico aquí.





El km 6,5 te recibe con la primera rampa del 21% en la llamada zona de Les Cabanes, con dos revueltas en las que ya se coloca el público que quiere ver pasar a los profesionales, pero que no duda en animar a cada valiente que está, como yo, realizando su ascensión particular. Como voy fresco del descanso anterior lo subo medianamente bien, pero cuando paso el mal trago, la carretera pasa a ser en los siguientes 3,5 km de un desnivel de entre el 15-13%, allí se encuentra la curva de Les Picones, que tras el sofocón anterior, me parece como un llano, aunque no lo sea. 


Tras este tramo de revueltas, llegan las temibles zonas de Cobayos   250 m del 14-19% y El Aviru 200m del 15-21%,  en estos porcentajes máximos la verdad es que me resulta muy difícil no poner pie a tierra porque voy a mis pulsaciones máximas y sin posibilidad de regular, además, si levanto el pie, de lo clavado que voy, no veo manera de seguir sobre la bici, pero pienso que no he llegado hasta aquí para bajarme a medio camino, porque no lo he hecho en ningún otro puerto y no lo voy a hacer en el Angliru, así que entre el ánimo de la gente y mi amor propio, continuo. 





Poco más adelante me encuentro con LA CUEÑA LES CABRES, 420m, joder!!! Pero esto que es??? La gente empieza a bajarse, incluso los que suben, que son la mayoría, en bici de montaña y los que llevamos bici de carretera apenas podemos encontrar el golpe de pedal para continuar sin bajarnos... Sencillamente Impresionante!!! 

La gente, que ya a esas horas completa las orillas de esta zona más dura, tiene que permanecer sentada porque es incomodísimo estar de pie en esa rampa tan inclinada, y yo, levantado y con las manos sobre las manetas, intento no parar de darle a los pedales, porque si me siento y me cojo en la parte alta del manillar mi cuerpo tira para atrás y las manos se me quieren escapar. 

En este punto también me dan ganas de bajarme porque es durísimo, pero me animo a mí mismo y como sé que es lo más duro y que ya queda poco, doy todo lo que tengo, me abro todo lo que puedo en la siguiente curva e intento recuperar algo de aliento.  El corazón se me iba a salir por la boca, incluso, llegué a escuchar los latidos mientras subía tan parado, pero esto no termina aquí, aún veo por ahí un cartel en una curva que anuncia el último tramo, Les Pedrusnes unos 100m al 18%, pero este ya no lo encuentro tan duro porque todo el mundo me dice que tras la curva final se acaba el puerto. Y así fue, tras unos pedaleos más, encadeno el km de bajada hasta la Meta que la vuelta 2013 ha colocado en ese punto. 

Para mi este es el puerto más duro que he podido subir en mi vida, pero la experiencia ha merecido la pena y el viaje hasta aquí también, así que ahora solo queda la foto en el alto frente a meta, y bajar para ver pasar cómodamente a los Pro, que yo ya he cumplido mi objetivo y un sueño que tenía, y que gracias al apoyo de mi mujer Sonia, he podido cumplir. 

Saludos.



Pero ahora queda la segunda parte y no menos importante... dar el último empujón a nuestro jefe, para que intente superar estas duras rampas y remate una gran Vuelta... Sólo os paso estas dos imagenes, en la primera posando con la pancarta del club en plena ascensión al mítico Angliru. A continuación, una foto muy curiosa al paso de los capos... ¡Es mi imaginación o Nibali va viéndole las pulsaciones a Valverde! yo diría que sí...

Os recomiendo ver el súper reportaje realizado por nuestra gran reportera Sonia. Increíbles imágenes, tanto en la subida al Angliru como en el final de la Vuelta, podio incluido.... Reportaje fotográfico aquí.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Cita con la historia en el Tourmalet

La primera Clásica del Club está al caer

Lo difícil en un reto no es conseguirlo sino reconocer que no has podido