La Sangrienta deja huella

En la linea de salida hemos sido 21. Dentro de este selecto grupo, gente de mucho nombre... Induráin, Domi, Kike el "peluquero", nuestro líder Isidoro.....etc..... También destacar la presencia de los Candel Boy Man, con cinco efectivos y su jefe a la cabeza.

Con este cartel, que ha superado ampliamente los diez efectivos que en principio era el máximo permitido, se ha tomado rumbo hacia alcantarilla.

Más abajo os paso la relación de sangrientes que han tomado la salida.....














Ritmo de salida frenético. No parece que tengamos por delante casi 2.000 metros de desnivel. Y en las primeras rampas, antes de llegar a Barqueros, el grupo perdía unidades como hojas en Otoño.

Un Induráin, que partía como cabeza de cartel en esta Sangrienta, empieza a sufrir al paso por Fuente Librilla... A pesar de que después, como buen escalador que es, salva los muebles...

En el punto intermedio del Berro, hacemos una breve parada, y como podemos ver en las imágenes de más abajo, el grupo ya se ve bastante reducido...









Y llega el momento del resumen. Como hemos comentado anteriormente, en la linea de salida hemos sido 21. Al final, solo 12 han conseguido terminar la Sangrienta....como dice el refrán, que por nadie pase... 

De los Candel Boy Man, cinco presentes, ninguno ha terminado. Induráin, por Barqueros ha vuelto a sus penurias y ha sufrido lo indecible por aguantar la rueda.

Pero si tenemos que destacar a alguien, sin duda alguna, Noelia, "de Torrevieja", que expresamente ha venido a realizar esta Sangrienta. La ha terminado,  y por delante de muchos hombres. 

También destacar a Nicolás, que siendo 50, ha dado la talla más que algunos jovenes... 

Los datos del recorrido los tenéis más abajo...




Al final, se ha llegado en grupos reducidos, como lógicamente tenía que pasar...

Para la próxima Sangrienta las invitaciones se darán en mano. Por supuesto, no podrá venir cualquiera... Hasta pronto...


Entradas populares de este blog

Cita con la historia en el Tourmalet

La primera Clásica del Club está al caer

Lo difícil en un reto no es conseguirlo sino reconocer que no has podido